Visita el web Consciència i Psicologia Integral

Visita el web Consciència i Psicologia Integral
Aquest bloc ja no s'actualitza des de finals de 2015. Per a més informació clica sobre la imatge.

Què ofereixo?

Acompanyo persones en el seu procés de creixement personal i espiritual,
ajudant-les a actualitzar els seus recursos i potencials. Per a això utilitzo principalment
la Kinesiologia Holística i Emocional, la Psicoteràpia Integradora Humanista i la Teràpia de Sanació Prànica.

A través de la Kinesiologia, la Psicoteràpia Humanista
i la Sanació Prànica es poden tractar:

· Problemes físics: mals d’esquena, dolors de causa desconeguda, còlon irritable,
dolors menstruals, fatiga crònica, etc.
· Problemes psicològics: estrès, ansietat, depressió, insomni, etc.
· Desequilibris energètics

Des del meu punt de vista, la salut i la felicitat tenen molt a veure amb el procés constant de desprendre’s
d’allò que a un ja no li serveix (i li provoca patiment) i actualitzar-ho per altres formes de fer més adaptades a les noves situacions i recursos que té.
Així doncs, el meu paper com a terapeuta és facilitar aquests canvis i acompanyar les persones
en alguns dels passos del seu camí de creixement.

Si vols millorar la teva salut global i augmentar el teu benestar i felicitat, posa't en contacte amb mi.

On em trobareu?

Al Centre de Salut Tertúlia de Sant Cugat, c/Girona, 13.

Contacte

Roser Tordera i Fondevila

Tel. 690 66 39 57

roser.tordera(at)gmail.com

dimarts, 3 de gener de 2012

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

He participat en el llibre Secretos para una Salud Superior. Técnicas naturales, físicas i energéticas presentant la meva visió de la Salut Superior i explicant la Kinesiologia Holística. A la web www.secretosaludsuperior.com podreu trobar el llibre sencer, a més dels altres volums publicats.


KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA
ROSER TORDERA FONDEVILA 

Consulta en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) Telf. 690663957
E-mail: roser.tordera@gmail.com Blog: http://consultadekinesiologia.blogspot.com
Kinesiología Aplicada y Holística, Kinesiología Emocional, Sanación Pránica (Pranic Healing). Licenciada en Biología y estudios en curso de Psicología y Psicoterapia Integradora Humanista. Conocimientos complementarios en Reiki, Flores de Bach, Fitoterapia y Oligoelementos. Practicante de Hatha Yoga y Meditación.

SECRETOS PARA UNA SALUD SUPERIOR

La receta mágica para una salud superior, una salud en mayúsculas, es lo que busca mucha gente, pero me temo que no existe la fórmula infalible. Y quizás ésta sea la gracia de la vida, poder crearla a cada instante.
Lo que desde mi punto de vista puedo aportar es que ir hacia la salud superior tiene mucho que ver con que cada uno hagamos nuestro camino de crecimiento personal. Sin duda, hay varios aspectos esenciales en la vida que contribuyen en gran medida a tener una buena salud. Podemos destacar el agua, la alimentación y la respiración, por ser las tres entradas mayoritarias en el organismo, junto con el cuidado del cuerpo físico. Aún así, me gustaría resaltar la importancia de ese camino hacia la esencia, ese andar hacia la coherencia con nuestra propia naturaleza; me parece un enfoque sutil que puede acoger todos los otros, pues una persona conectada con su esencia se percata de las necesidades del momento y encuentra los recursos para cubrirlas. Un ejemplo sería el de la mujer que está en plena menstruación y siente que necesita comer lentejas o carne. Si puede escucharse y respetar estas necesidades tendrá un nivel de salud (tanto física como psicológica) mucho mayor, que si está desconectada.
Pero, ¿cuál es esta esencia? ¿Cómo puedo encontrar la mía?
Para estar en contacto con lo que realmente somos, es necesario conectar con el corazón profundo. Se trata de un estado de apertura, de respeto y de amor desde donde uno crea y renueva su vida a cada instante. Es un estado dinámico de adaptación constante, de fluir.
Otra forma de comprenderlo es explorando lo que no es. Estar conectado no es estar invadido por la mente ni por el corazón condicionado. Con frecuencia, las riendas de la vida están en manos de las ideas, los prejuicios, las emociones, los condicionamientos, los hábitos… Y no hay espacio para nada más. Dar a la mente el lugar que le pertenece y desenredar los nudos del corazón condicionado es una buena manera de responsabilizarnos de nuestro crecimiento.

KINESIOLOGÍA HOLÍSTICA

En la actualidad encontramos un gran abanico de técnicas que nos pueden acompañar a avanzar en el propio proceso de crecimiento y salud, y la Kinesiología Holística es una de ellas. Parte de unos principios sobre la salud que cabe señalar para poder comprender las bases sobre las que se fundamenta.
En primer lugar, el cuerpo busca la salud de forma natural, ya que trabaja para la homeostasis. En otras palabras, todos los sistemas del cuerpo se autorregulan y, por lo tanto, tenemos la tendencia a estar sanos. En segundo lugar, la salud tiene que ver con la colaboración entre los diferentes sistemas del cuerpo a causa de su complejidad: todo está interrelacionado a muchos niveles. Además, se da una globalidad en la información, de manera que cada parte del cuerpo sabe qué pasa en el cuerpo entero. La palabra Holística quiere hacer referencia a dos conceptos: por una parte, etimológicamente significa todo (del griego “holos”); por otra parte, toma la idea de la holografía, un fenómeno físico-óptico en el que cualquier fragmento de una imagen tridimensional vuelve a reproducir la totalidad de la imagen. Eso explica la razón por la que tenemos tantos sistemas reflejos en el cuerpo (oreja, manos, pies…). Por último, el principio de individualidad destaca que no a todo el mundo le va bien lo mismo, es decir, cada uno tenemos nuestra forma particular de enfermar y también de llegar a la salud.
En términos prácticos se puede definir la salud como la adaptación satisfactoria a los cambios del medio externo e interno. Recibimos constantemente una gran cantidad de estímulos y, aunque unos pocos se procesan conscientemente, la mayoría lo hacen a nivel inconsciente. Para cada información el cuerpo genera una respuesta, la mejor adaptación de que dispone según los recursos que tiene y el momento en que se encuentra. Para economizar energía, las respuestas se automatizan, es decir, repetimos la misma adaptación aunque las circunstancias hayan cambiado. Como ejemplo imaginario, vamos a suponer que los zapatos que llevas te rozan en el pie derecho. El pie se adapta apoyando más por la parte externa y esto te sirve para que no sientas dolor. Al cabo de unos días te compras unos zapatos muy cómodos y regalas los que no te iban bien. Aún así, el pie responde como si todavía hubiese el roce y sigues poniendo más peso en la parte externa. El resultado es que a veces la adaptación causa más problemas que beneficios porque está desfasada, es una respuesta vieja para afrontar una nueva situación. Además, cuando el lugar que ha realizado la adaptación ya no puede hacerse cargo de ella, otra parte coge el relieve compensando la anterior. Este proceso no ocurre con un estímulo aislado, sino que manejamos muchísima información a cada instante. Por lo tanto, se dan secuencias de adaptaciones y compensaciones que el cuerpo hace a todos niveles (físico, bioquímico, psicológico y energético).
Siguiendo con el ejemplo anterior, la musculatura de la pierna sufre una serie de compensaciones para equilibrar el pie y así se va conformando un esquema corporal fruto de todas las adaptaciones a nuestra experiencia vital. Este esquema corporal es la base desde donde respondes a la entrada de nueva información. Parece que sólo intervenga la parte física pero afecta a las demás facetas del ser. Todavía más, a lo mejor la siguiente compensación es que dejas de salir a correr como hacías todos los días, no como una decisión consciente, sino porque te da pereza (la mejor adaptación disponible del cuerpo es que no hagas ejercicio para proteger tu pierna y lo hace a través de sentir pereza). Al cabo de un tiempo, debido al estrés del trabajo, intentas volver a una rutina de ejercicio físico, pero siempre encuentras una excusa para no empezar. Quieres tener disciplina pero no hay manera. Así que vas al Kinesiólogo que te recomendó un amigo para ver si te puede ayudar.
Cuando se acumulan las dificultades de adaptación surgen los síntomas, malestares tanto físicos como psicológicos. Son la parte visible de algo que puede venir de lejos. Llegas a la consulta y le cuentas al terapeuta que te gustaría tener más disciplina. Entonces él te acompaña en el viaje para encontrar la causa profunda del problema y la mejor forma para desbloquearla. En definitiva, la Kinesiología Holística permite desactivar las cadenas de compensaciones y potenciar nuevas formas de adaptación más adecuadas a la persona y circunstancias que se encuentra.
Entonces, ¿cómo trabaja exactamente la Kinesiología Holística?
Llegados a este punto, introduciré unas pinceladas de historia para comprender el contexto de donde surge. En los años 60 del siglo XX, el Dr. Goodheart, quiropráctico, encontró la importancia de los músculos como almacenes de información en el cuerpo. Descubrió que la calidad de la respuesta de un músculo da cuenta del estado de un circuito, que incluye información nerviosa, linfática, sanguínea, de un órgano/víscera y de un meridiano de acupuntura. Mediante un test muscular se comprueba si el músculo está fuerte o débil (La terminología fuerte/débil está en desuso porque se asocia con la cantidad de fuerza del músculo, cuando en realidad medimos la calidad. Para ser más precisos hablamos de músculo facilitado/inhibido, pero he conservado la antigua forma para que la comprensión sea sencilla. Para obtener información más detallada leer “Kinesiología. Tu cuerpo responde” de José Luis Godoy Muelas). Si está débil, el desbloqueo de cualquiera de los aspectos que están en relación, desencadena la corrección de los demás. Se puede comprobar porque, al volver a testar el músculo, éste responde de forma fuerte. Así nace la Kinesiología Aplicada.
Inicialmente se testan determinados músculos realizando lo que se llama una rueda muscular, ya que cada uno de ellos informa de su circuito asociado. Más adelante se introduce la técnica del músculo fuerte indicador (MFI) en que un solo músculo responde a los estímulos que le pone el terapeuta.
Durante los años 70, un fisioterapeuta y osteópata belga, Raphaël van Assche, descubre por casualidad el reflejo del brazo (AR). Aquí el test se realiza estirando los brazos por encima de la cabeza. La persona está tumbada en una camilla y sólo tiene que relajar los brazos. Con el estiramiento de ambas cadenas musculares, se recoge si el estímulo causa estrés a través del acortamiento de una de las dos cadenas. Se trata de un código binario (brazos iguales o desiguales) para conocer la respuesta del cuerpo (de todo el ser). Es el inicio de la Kinesiología Holística.
A partir de aquí los avances son espectaculares y rapidísimos. Se ha encontrado un método fiable para conocer la respuesta de una persona aun si no es consciente de ella. Así que surgen diferentes maneras de trabajar, se integran técnicas que hasta ahora no se podían comprobar e incrementan los protocolos para testar cosas tan diversas como alergias, cándidas, creencias limitantes o el estado de los chakras.
Una definición sencilla de Kinesiología Holística podría ser la siguiente:
La Kinesiología Holística es un sistema de comunicación con la totalidad de una persona a través de los cambios de tono en las cadenas musculares, que se reflejan en la longitud relativa de los brazos. Permite encontrar la causa primaria de un desequilibrio y liberarlo de manera que se restablezca la capacidad autocurativa del cuerpo.
El propio cuerpo escoge la información que necesita que salga respecto del conflicto a tratar y también pide la forma de cómo quiere desbloquearse. El papel del terapeuta tiene dos funciones principales: acompaña la persona allí donde quiera llegar, respetando el proceso que esté llevando a cabo, y a la vez, es el que ofrece las posibilidades para que se desarrolle el proceso. Al fin y al cabo, el Kinesiólogo pone las “preguntas” (las opciones) y el cuerpo responde sí o no. Si por ejemplo, soy además sanadora pránica voy a poder ofrecer muchas correcciones energéticas. Por lo tanto, la formación, el bagaje y el talante del terapeuta influirán sobre el “menú” de opciones a escoger.
Dentro de las técnicas naturales, la Kinesiología Holística contribuye a la salud con unas aportaciones que destacables.
· Concibe el ser humano en su totalidad integrando sus diferentes cuerpos (físico, bioquímico, psicológico y energético). Aunque el síntoma sea de un tipo (por ejemplo bioquímico, en el caso de una hepatitis), la causa profunda puede estar en otro lugar (puede ser psicológica y tratarse con técnicas de liberación emocional).
· Trabaja de forma totalmente personalizada: con un mismo malestar, dos personas van a responder con informaciones de adaptaciones distintas y pedirán tratamientos diferentes.
· Respeta el proceso de la persona y el momento en que se encuentra. El hecho de manejar información inconsciente podría parecer que pueden salir a la luz cosas enterradas que la persona no está preparada para tratar. Por el contrario, se utiliza un filtro de prioridad para desbloquear lo necesario en aquel momento. Se llega tan lejos como pide el cuerpo, que tiene la sabiduría para guiar los pasos del camino que quiere realizar.
En definitiva, la Kinesiología Holística es una técnica que puede contribuir a la salud en todos sus niveles, desde la más básica hasta la salud superior.
Como reflexión final me gustaría añadir que no hay una forma buena o mala de andar nuestro camino, al igual que no hay una técnica mejor o peor para que nos acompañe durante algunos de los pasos. La cuestión es que nos sea útil, que nos pueda ayudar en ese momento. Y si nos escuchamos, obtendremos la respuesta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada